ciclo de vida de una startup
  • Laboral
  • No hay comentarios
  • prego

La mayoría de las empresas tienen un ciclo de vida desde sus inicios. El ciclo de vida de una startup parte desde el primer momento en el que se tiene una idea sin desarrollar y se carece de fondos, hasta terminar vendiendo la startup o bien expandiéndola internacionalmente. La labor del emprendedor durante todo este proceso es vital para que todo llegue a buen término.

En este artículo, te contamos paso a paso cuál es el ciclo de vida de una startup, algo que cada vez más personas interesadas en el emprendimiento se animan a probar.

Fases para crear una startup

A pesar de que cada empresa es diferente y sigue un ritmo que se adapta a sus creadores y a sus necesidades, las startups suelen tener algunas fases marcadas claramente. Estas etapas van desde la idea inicial hasta terminar finalmente por vender el producto o servicio que se plantea. Seguidamente, se detallan cada una de estas fases por orden cronológico.

Fase inicial en el ciclo de vida de una startup

Esta fase se conoce también como la semilla, pues es el momento inicial en el que se gesta todo lo que va a desarrollarse en un futuro. En esta etapa del emprendimiento, todavía no se sabe cómo establecer la estructura de la empresa ni el modelo de negocio, pero se comienzan a decidir algunos aspectos básicos para seguir adelante.

Por otro lado, la financiación en una parte tan primigenia es escasa y parte fundamentalmente de familiares, amigos y del trabajo propio que no recibe recompensación económica. El objetivo fundamental es definir las bases de la futura empresa y el equipo inicial con el que va a crearse.

Fase temprana

Con los primeros pasos, se supone que ya se ha conseguido lanzar el producto o servicio a la venta. O bien este se está ofreciendo a un público reducido para que lo pruebe. En cualquier caso, el objetivo que se persigue en todo momento es obtener feedback, saber qué opinan las personas de ese producto, definir mejor el target y saber si existen mejoras.

Si el producto tiene valoraciones positivas, se continuará hacia la siguiente fase. Sin embargo, si existen algunos aspectos que mejorar será el momento de parar y realizar esos cambios para obtener un resultado todavía mejor.

ciclo de una startup

Fase de crecimiento en el ciclo de vida de una startup

En este momento, se dispone de un producto ya consolidado y la empresa se centra en crecer. El público al que dirigimos nuestro producto también se ha consolidado y tenemos más claro a quiénes nos estamos acercando con él. Entonces, es cuando se decide buscar algo que acelere el proceso y que permite llegar a más personas.

Esta fase de crecimiento también se caracteriza porque suele haber que contratar más personal y delegar algunas tareas. La empresa funciona bien y es necesario disponer de más ayuda. Además, es posible seguir contando con financiación externa (becas, subvenciones o proyectos), pero sin olvidar que en esta fase lo más importante es empezar a rentabilizar lo ofrecido y hacer la mayor parte del dinero con la caja de la empresa.

Fase de expansión

Cuando llega esta fase, se supone que nuestro producto o servicio se ha posicionado como uno de los más relevantes en el mercado. Es decir, tenemos un reconocimiento en el área en el que nos movíamos hasta ahora, que generalmente es a nivel de país. Si esto es así, puede que haya llegado el momento de que expandamos hacia el mercado internacional.

Este importante salto puede estar facilitado por financiación externa o bien por la colaboración con otras empresas. Por ejemplo, una empresa con los mismos valores puede ayudarnos y servirnos de trampolín para iniciarnos en diferentes países. No se trata de acudir a la competencia, sino a otras empresas que tengan valores comunes y un target similar.

Fase de venta en el ciclo de vida de una startup

Aunque muchas empresas pueden quedarse en la etapa anterior, el objetivo fundamental de una startup es crear un negocio. Si es posible, un negocio sostenible, atractivo y que funcione bien para después venderlo y obtener beneficios.

La otra opción sería mantenerse en una etapa anterior con un mercado internacional y el reconocimiento de un público amplio. Sin embargo, tenemos que pensar que la mayoría de las personas que se dedican al emprendimiento son, precisamente, emprendedores que buscan en todo momento poner en marcha nuevas ideas y no quedarse únicamente en la fase de expansión y mantenimiento del negocio. Es posible que esto suceda en personas que tienen una pasión marcada por un área o bien en otras que se han montado alguna startup de innovación y tecnología

En definitiva, el ciclo de vida de una startup está bastante definido. No obstante, no todo tiene por qué ser cuadriculado y es posible salirse ligeramente de los límites establecidos como normales. Esperamos que este artículo haya resultado útil para conocer más sobre el proceso de emprendimiento más frecuente para las startup.

Autor: prego

Deja un comentario